En Navidad y Pascua, los disfraces representan típicamente los personajes tradicionales de dichas fiestas, tales como Santa Claus o el Conejito de Pascua. Los disfraces pueden servir para representar varios otros personajes durante celebraciones seculares, tales como el disfraz del Tío Sam durante la celebración del día de la Independencia de Estados Unidos, por ejemplo.
×